¿Sin motivación para hacer nada? ¡8 consejos para la falta de motivación!

Verificado por Mindmonia
Verificado por Mindmonia

Utilizamos estudios científicos en nuestros artículos

Hombre de pie en la naturaleza

Si te sientes cansado/a y perezoso/a todo el tiempo y simplemente no puedes encontrar la energía para hacer algo, probablemente estés sufriendo de falta de motivación.

El 40% de los estudiantes de secundaria en los Estados Unidos sufren de falta de motivación. El 52% de todos los empleados no sienten ninguna alegría en su trabajo, ¿la razón? la falta de motivación y la falta de empuje.

Sin embargo, si no sientes ningún impulso, esto puede tener graves consecuencias. En este artículo, explicamos qué es la falta de motivación, de dónde viene y cómo puedes reconocerla. Luego te daremos 8 consejos para ayudarte a recuperar la motivación.

Dirígete a cualquiera de las secciones siguientes:

¿Qué es la falta de motivación?

El término falta de motivación describe el estado en el que no se tiene el impulso o la energía para hacer algo. En cuanto te falta uno de los dos careces de motivación hasta cierto punto.

 Cuando la energía y el impulso están desequilibrados, hay una falta de motivación. En pocas palabras, esto significa que tu nivel de energía afecta a tu motivación y viceversa.

 Cuando experimentas una falta de motivación, tiendes a ser pasivo/a y a tener menos confianza en ti mismo, menos de lo normal. Puede que te sientas desmotivado/a, incluso en un estado de ánimo festivo. Como se mencionó anteriormente, tu motivación depende de tu empuje y nivel de energía.

 Sin embargo, la falta de motivación en sí no es una enfermedad sino un síntoma en sí mismo. Cuando se vuelve crónica, representa un síntoma principal de la depresión. 

Falta de motivación: causas y síntomas

La falta de motivación no es sólo la simple sensación de estar desmotivado. En realidad, te sientes débil, cansado/a e impotente. Además, te irritas más rápido e irradias energía negativa. 

Las razones de la falta de motivación pueden ser:

  • Estrés.
  • Falta de confianza en ti mismo/a.
  • Privación de sueño.
  • Estilo de vida poco saludable.
  • Una dieta desequilibrada y deficiencia de vitaminas.
  • Consumo excesivo de alcohol y cafeína.
  • Metas perdidas en la vida.
  • Enfermedades metabólicas como el hipotiroidismo.

La falta de motivación también puede ser causada por un cambio hormonal en el cuerpo, como ocurre durante el embarazo.

Cualquier cosa que tenga un efecto negativo en tu nivel de energía y de impulso puede ser la causa de la falta de motivación.

Sin motivación para hacer nada: cómo arruina tu vida

Hombre mayor cansado

Hay muchas razones por las que deberías superar la falta de motivación. Sin embargo, la razón más importante es: sin impulso no hay crecimiento.

No es gran cosa si te sientes desmotivado/a de vez en cuando y prefieres quedarte sin hacer nada en lugar de ser productivo/a. Sin embargo, si este estado se vuelve crónico, deberías hacer algo al respecto.

Cuanto más tiempo dure tu falta de motivación, más difícil será para ti volver a un ritmo regular después. Incluso pequeñas cosas como beber agua regularmente o mantener un ritmo de sueño regular se convertirán potencialmente en un problema.

Tan pronto como notes que cada vez es más difícil empezar y que cada pequeña tarea parece un gran desafío, deberías ponerte en marcha y hacer algo al respecto.

8 consejos para recuperar la motivación

Los buenos pensamientos e intenciones por sí solos no suelen ser suficientes si se tiene una falta de motivación. Tienes que ser activo/a y abordar el problema desde la raíz. Aquí hay 8 métodos efectivos que pueden ayudarte a hacerlo.

Consejo 1: cambia tu perspectiva

Los errores y reveses pueden ser frustrantes. Si cometes los mismos errores una y otra vez, te sentirás desanimado/a y desmotivado/a. Como consecuencia, la falta de progreso te hará caer.

Imagina que eres un artista, pero sin la motivación para probar un nuevo estilo de arte. Siempre pintas de la misma manera y te decepcionas porque no ves ninguna mejora en tu trabajo.

La solución: cambiar tu perspectiva de los problemas.

Por lo general, existe más de una forma de abordar un problema. Mirar las cosas desde un punto de vista diferente te mostrará nuevas perspectivas.

Cambiar tu perspectiva no sólo despierta tu creatividad y te ayuda a recuperar la motivación, sino que también te ayuda a superar tu letargo.

Consejo 2: enfócate en tu motivación intrínseca

La motivación puede ser intrínseca y extrínseca.

La motivación extrínseca se basa en impulsores externos, como las recompensas, el dinero, el estatus y los elogios de los demás. Recibes críticas positivas o tienes la perspectiva de una bonificación y por lo tanto estás motivado para hacer más esfuerzos.

Este tipo de motivación es buena para superar tu falta de motivación a corto plazo. Tan pronto como recibas la recompensa, en la mayoría de los casos, tu impulso disminuirá de nuevo.

La motivación intrínseca, por otra parte, es tu impulso interior: tus convicciones, valores y tu porqué. Surge de tu interior y de tus experiencias. Si estás intrínsecamente motivado/a, haces algo porque te gusta hacerlo y porque estás convencido de ello.

Como con tantas cosas en la vida, necesitas cuestionar tu motivación intrínseca y visualizarla para encontrar de nuevo tu impulso y motivación. Una visión clara de tus objetivos te da un nuevo impulso hacia la motivación.

Sólo si estás convencido de algo y realmente lo quieres intrínsecamente, serás capaz de trabajar en ello de forma consistente. Pregúntate por qué quieres hacer algo y por qué no estás motivado/a en este momento. Tal vez una razón es que en realidad no quieres esa cosa en particular.

Puedes encontrar información más detallada y ejemplos de los diferentes tipos de motivación en este artículo del blog.

Consejo 3: toma tus propias decisiones

Mujer levanta puños hacia el cielo

Seguramente ha habido un punto en tu vida en el que has sentido que no eras libre en tus decisiones. Tal vez fuiste a una universidad a la que tu familia te empujó o no te has mudado a una nueva ciudad por tu pareja.

Empieza a tomar tus propias decisiones, por ejemplo:

  • Inscríbete en un curso de estudio que quieras o encuentra un compromiso en una discusión abierta con tu familia.
  • Pídele a tu jefe que amplíe tu área de responsabilidad. Muéstrale dónde ya te has probado a ti mismo y qué ventajas obtiene cuando te da nuevas tareas.
  • Intenta reducir tu número de horas de trabajo para tener más tiempo libre para trabajar en tu negocio en línea.

Si tienes ganas de tomar tus propias decisiones, obtienes una sensación de fuerza. Te sentirás motivado/a y te acercarás activamente a tus planes. Cuando te sientas impotente, o presionado/a, recuerda que siempre puedes tomar tus propias decisiones.

Asume la responsabilidad de tu vida y demuestra que puedes tomar tus propias decisiones. Esto no sólo fortalece tu confianza en ti mismo/a, sino también el aprecio de los demás hacia ti.

Consejo 4: cuida bien de ti mismo/a

Como persona desmotivada, a menudo te descuidas a ti mismo/a. Te sientes cansado/a, exhausto/a e impotente. Los bajos niveles de energía no sólo tienen consecuencias en tu salud mental sino también en tu bienestar físico.

La razón de un bajo nivel de energía suele ser la falta de autocuidado y un estilo de vida poco saludable. Si tratas de ser productivo/a compulsivamente, te esfuerzas demasiado, duermes poco, te mueves poco y comes alimentos poco saludables, entonces es muy probable que experimentes un nivel de energía bajo y te sientas cansado/a todo el tiempo.

Eso es porque, por un lado, caes en la fatiga mental, y por otro lado, no le das a tu cuerpo los cuidados que necesita para pasar el día lleno de energía. La falta de sueño y una dieta poco saludable harán el doble de daño a tu conducción y por lo tanto te llevarán a una falta de motivación.

Por eso, presta atención a tu cuerpo y a tener un estilo de vida saludable. Aquí hay algunos consejos sobre cómo hacerlo:

  • Duerme con una alta calidad de sueño.
  • Come sano.
  • Ejercítate (una caminata, un entrenamiento o un gimnasio).
  • Toma descansos regulares.
  • Practica el mindfulness (a través de la meditación o el yoga por ejemplo).
  • Prepárate para la energía positiva.

Consejo 5: no dudes de ti mismo/a

Con los años, a través de los fracasos, creas una crítica interna que te retiene en tu motivación. Cuantos menos objetivos consigas, más alta será la voz del crítico interior.

Imagina la siguiente situación: Admiras a un escritor o escritora exitoso/a que destrozó tu texto sin ninguna razón sólo porque no suena como él o ella. Desde entonces, tienes la sensación de que no sabes cómo escribir una sola frase.

Cuanto más piensas en ello, más impotente te sientes.

Las experiencias negativas te hacen perder la fe en ti mismo/a.

Por lo tanto, es importante que en los momentos de duda y de falta de motivación te hagas consciente de tus logros pasados en la vida. Reflexiona conscientemente sobre tus éxitos. 

Estas pueden ser cosas cotidianas como, por ejemplo:

  • Te levantaste de la cama inmediatamente sin quedarte acostado/a por otros 10 minutos.
  • Cocinaste tú mismo/a en lugar de pedir comida.
  • Meditaste durante varios minutos, a pesar de que no tenías intención de hacerlo.

Haz una lista de todos tus éxitos y echa un vistazo cuando te falte motivación. Con el tiempo, lo interiorizarás y reprogramarás tu pensamiento, desde la duda hacia una sana confianza en ti mismo/a.

Consejo 6: crea un ambiente (de trabajo) motivador

Mujer joven de negocios

Levantarse a las 5 de la mañana en total oscuridad y sentarse en una oficina sin ventanas, trabajando con tecnología anticuada suena increíblemente desmotivador.

Haz que tu entorno de trabajo sea lo más agradable posible.

  • Asegúrate de que tu escritorio esté ordenado y que disfrutes sentándote en él.
  • Rodéate de plantas, para tener color y mejor aire.
  • Si es posible, actualiza la tecnología con la que estás trabajando.
  • Bebe un trago al alcance de tu mano.

Si eres libre de decidir tus horas de trabajo, deja que tu biorritmo guíe tu horario. Encuentra las horas de trabajo que te sientas más productivo y evita los bajos improductivos.

Igual de importante para tu conducción es tu entorno personal. Si te rodeas de personas que te motiven e irradien energía positiva, esto inevitablemente se te contagiará. Lo mismo se aplica a la negatividad.

Intenta reducir tu contacto con la gente negativa a un mínimo absoluto y pasa tu tiempo con la gente positiva.

Consejo 7: enfócate en una competencia saludable

La competencia es un buen motivador, pero no funciona para todos.

Por definición, es una competencia emocional por el prestigio, el poder o el afecto. Te impulsa y te hace superar tus límites.

Estos impulsores de la competencia pueden ser otras personas o tú mismo. Por ejemplo, si trabajas como autónomo, pujando por un proyecto, tus competidores te impulsarán a hacer el mejor lanzamiento y la mejor oferta posible.

Para usar la competencia como motivación, no tienes que estar en una batalla abierta con alguien. Puedes verte a ti como un o una competidor/a, como un o una corredor/ra que intenta batir su mejor tiempo en cada carrera.

Date un tiempo límite para hacer una tarea. Revisa tu tiempo al terminar para ver hasta dónde llegaste. Es posible que hayas subestimado tus propias habilidades y que puedas hacer más de lo que pensabas. Esto te dará una nueva motivación y te ayudará a ganar confianza para continuar.

No importa si compites con otros o contra ti mismo/a: la competencia puede ser una forma efectiva de superar la falta de motivación y encontrar un nuevo impulso.

Consejo 8: divide tu objetivo en pasos pequeños y factibles

Una gran causa de la falta de motivación es la sensación de estar abrumado/a. Si sólo piensas en todas las cosas que tienes que hacer para alcanzar tu objetivo, de repente parece agradable volver a la cama sin hacer nada. El simple hecho de comenzar no suele ayudar en tales situaciones.

Si te sientes abrumado/a, toma tu gran objetivo y divídelo en pasos mucho más pequeños.

Incluso si a primera vista parece que tu objetivo consiste en sólo unos pocos pasos, como escribir una novela o un libro electrónico. En teoría, sólo tienes que sentarte y empezar a escribir. En la práctica, sin embargo, el miedo a la página en blanco te impide empezar.

Para abordar esto de manera más eficiente, divide el objetivo en pequeños pasos:

  • Abre el programa de escritura.
  • Escribe una frase.
  • Escribe un párrafo.
  • Escribe 300 palabras.
  • Guárdalo.

Lo importante es que los pequeños pasos sean factibles para ti. No pienses en escribir 1.000 palabras al día si eso es demasiado para ti. Porque si lo es, sólo alimentará tu desmotivación aún más.

300 palabras pueden no parecer mucho, pero repite este proceso todos los días, y escribirás 2.100 palabras a la semana, de forma totalmente relajada.

Con el tiempo, recuperarás tu motivación paso a paso y comenzarás a aumentar la cantidad de palabras por día automáticamente.

Cuanto más pequeña sea la tarea, menos resistencia sentirás.

Conclusión

La falta de motivación es un estado en el que no sólo estás desmotivado/a, sino también cansado/a, agotado/a y desgastado/a.

La superación de la falta de motivación tiene mucho que ver con tu mentalidad y con la forma en que te tratas. La clave es mantener el equilibrio entre la energía y la motivación.

Puedes mejorar la mayor parte de tu comportamiento y volver a estar motivado/a.

No sucederá de la noche a la mañana, pero desarrollar una conciencia de cómo te va y cuáles son las razones de tu falta de motivación es el primer paso en la dirección correcta.

Otro punto importante es que dejes de lado la idea de que tienes que estar motivado/a en todo momento. Un bajo nivel de motivación no significa automáticamente que no puedas cambiar y recuperar la motivación.

Más bien, celebra tus pequeños éxitos, porque te motivarán y te animarán.

¿Te ha gustado este artículo? Echa un vistazo y suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito para obtener más información sobre la motivación, el establecimiento de objetivos, el mindfulness y cómo puedes determinar tu propia vida. Hazlo justo debajo de este artículo.

Gracias por leer.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vive mejor con nuestro boletín
de mindfulness, es gratis

Leer más artículos seleccionados

Éxito! Por favor, revisa tu bandeja de entrada para confirmar tu correo.

(Es fácil)

Sólo tienes que ir a tu bandeja de entrada, abrir el correo de Mindmonia, y hacer clic en el enlace. ¡Ya está!

PD: Si no ves un email de confirmación en tu bandeja de entrada, por favor revisa tu carpeta de spam.

Vive mejor con classes de yoga y meditación.