Beneficios de la ducha fría: 8 razones por las que son buenas para ti

Verificado por Mindmonia
Verificado por Mindmonia

Utilizamos estudios científicos en nuestros artículos

Mujer en la ducha

Imagina el siguiente momento: sales de tu cama tibia y te metes en la ducha. El agua helada golpea tu piel, y te acobardas instantáneamente. 

Puede sonar desagradable para ti, pero ¿por qué hay gente que dice que ducharse con agua fría es saludable? ¿Hay algo de verdad en esto, o es sólo un mito?

Lo que puede parecer un biohack alocado es, de hecho, un tema bien investigado.

En Mindmonia responderemos a todas tus preguntas sobre las duchas frías en esta guía detallada. Al hacerlo, nos centramos principalmente en los beneficios científicos, ya que en Internet encontramos muchas aseveraciones falsas.

Primero, empezaremos con algunos beneficios científicamente probados antes de llegar a la guía paso a paso sobre cómo acostumbrarse a esta extraordinaria rutina. Finalmente, incluimos una sección de preguntas frecuentes.

Dirígete a cualquiera de las secciones siguientes:

Beneficios de las duchas frías

Hombre en la ducha

Un sistema inmunológico fuerte, una mejor circulación sanguínea y una piel más sana son sólo algunos de los muchos beneficios de las duchas frías. Aquí hemos enumerado los beneficios más importantes para ti.

Beneficios de las duchas frías 1: te despierta rápidamente

Muchos de nosotros empezamos el día con un café y una ducha caliente para despertarnos. Sin embargo, si te duchas con agua fría por la mañana, te despertarás más rápido. Esto puede parecer lógico o de sentido común, pero hemos analizado los hechos para ti y hemos descubierto el por qué. 

Cuando el agua fría golpea tu piel caliente, inicialmente causa un choque. Los latidos de tu corazón aumentan, tu cuerpo trata de mantener su temperatura y necesita más oxígeno para hacerlo.

A medida que tu ritmo cardíaco aumenta, tu corazón bombea más sangre a través de tu cuerpo. La respuesta biológica de tu cuerpo a tal choque es liberar energía y producir calor, tratando de mantener una temperatura corporal caliente.

Como resultado, podrás comenzar tu día con más energía a medida que tu cuerpo se pone inmediatamente en un estado de alerta y se despierta. (Fuente)

La mera idea de salir de una cama caliente y tomar una ducha fría puede generar resistencia, pero vale la pena y es saludable, especialmente si quieres evitar que sea el café el que te despierte.

Beneficios de las duchas frías 2: mejora tu estado de ánimo

Como ya se ha mencionado, un cambio abrupto de temperatura es un shock para tu cuerpo. Esto no sólo aumenta la necesidad de oxígeno, sino también la liberación de endorfinas. 

Las endorfinas también se llaman hormonas de la felicidad y son, entre otras cosas, responsables del buen humor. En pocas palabras, cuando tu cuerpo libera endorfinas, te sientes bien.

Incluso hay estudios que demuestran que las duchas frías pueden ser utilizadas como una cura potencial para la depresión. 

Si quieres empezar el día sintiéndote bien, sólo tienes que tomar una ducha fría por la mañana.

Nota: las duchas frías no son un sustituto del tratamiento terapéutico y médico para la depresión. 

Beneficios de las duchas frías 3: fortalece tu sistema inmunológico

Ducha y agua

Las duchas frías aceleran el metabolismo. Como resultado, tu sistema inmunológico se activa y así te enfermas menos. Cuando tu sistema inmunológico se activa, hay más glóbulos blancos en la sangre de lo habitual. Los glóbulos blancos combaten los virus en tu cuerpo y lo ayudan en su lucha contra las enfermedades. (Fuente)

Beneficios de las duchas frías 4: aumenta tu resistencia al frío

Tu cuerpo tiene un proceso natural para lidiar con el frío. Sin embargo, muchos han perdido su resistencia natural al frío. Esto se debe principalmente a que la mayoría de nosotros ya no tenemos que enfrentar el frío. 

Cuando vas camino al trabajo en los días de invierno, probablemente estés en un automóvil, tren o autobús caliente. Luego te expones al frío durante unos segundos hasta que llegas a tu oficina calurosa. Por la noche, te encuentras en tu cálido hogar. 

Es normal que tu cuerpo pierda su resistencia natural al frío. Sin embargo, lo bueno de esto es que puedes entrenar tu oposición al frío, al igual que tu resistencia. 

Tomando duchas frías, puedes fortalecer tu cuerpo y soportar más frío. No obstante, para lograr esto necesitas tomar duchas frías regularmente. (Fuente)

Beneficios de las duchas frías 5: apoya tu metabolismo

En muchos otros sitios web, probablemente leerás que las duchas frías promueven la pérdida de peso. Esta suposición se asocia a menudo con el hecho de que las duchas frías reducen el tejido adiposo marrón. 

Parcialmente, es cierto: las células de grasa marrón generan calor (corporal) quemando grasa. Con una ducha fría, se reduce la temperatura corporal hasta tal punto que las células de grasa marrón comienzan a quemar grasa para producir calor.

Sin embargo, esto no significa que puedas tomar duchas frías varias veces a la semana y perder peso visiblemente. Si quieres perder peso de forma saludable, tendrás que hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada y saludable.

Las duchas frías pueden ayudar a perder peso, pero las calorías quemadas por las duchas frías por sí solas no son suficientes para bajar unos cuantos kilos. (Fuente)

Por cierto, un metabolismo saludable tiene un efecto muy positivo en tu edad biológica.

Beneficios de las duchas frías 6: mejora tu circulación sanguínea

Quizás uno de los mayores beneficios de las duchas frías es que mejora la circulación de la sangre. Si enfrías tu cuerpo abruptamente, utilizará tu sangre para proteger primero los órganos más importantes. Para mantener el flujo de sangre en las otras partes de tu cuerpo, tu corazón necesita latir más rápido. (Fuente)

Con un aumento de la frecuencia cardíaca, cada parte de tu cuerpo recibe suficiente sangre y oxígeno, lo que conduce a una mejor circulación de la sangre en todo el cuerpo. Esto fortalece tu corazón y previene las enfermedades cardiovasculares.

La mejora de la circulación de la sangre también permite tener una mente más despejada, un mejor rendimiento mental, menos niebla cerebral y más energía.

Beneficios de las duchas frías 7: hace que tu piel luzca más bonita

Agua sobre el vidrio

¿Sabías que el agua caliente no es necesariamente buena para tu piel? 

Las glándulas sebáceas bajo tu piel producen grasa y humedad. Tu piel se lubrica a sí misma y también necesita de su propio aceite para mantenerse saludable. Si no hay suficiente aceite en tu piel, es mucho más vulnerable a grietas o enfermedades de la piel como el acné.

Si te duchas con agua caliente, tu piel se resecará porque el agua caliente disuelve la grasa y los aceites de tu piel. 

Por otro lado, las duchas frías pueden no tener un efecto positivo en tu piel, pero tampoco la dañan. Si ya sufres de acné o problemas similares, sólo debes tomar duchas frías para ayudar a tu piel en el proceso de sanación. (Fuente)

Nota: Por favor, habla con tu dermatólogo antes de decidirte a tomar duchas frías.

Beneficios de las duchas frías 8: aumenta tu fuerza de voluntad

Como ya se ha explicado, la mera idea de meterse en una ducha fría puede ponerle la piel de gallina a la mayoría de la gente. 

Cuando intentas hacer cosas fuera de tu zona de confort, los primeros pasos siempre son los más difíciles de dar. Sin embargo, precisamente son estos primeros pasos los que fortalecen tu voluntad y construyen tu autoconfianza. 

Si puedes superar el hecho de tomar una ducha fría cada mañana, esto fortalecerá tu fuerza de voluntad a largo plazo. Tarde o temprano, se convertirá en un hábito de todos modos, y ni siquiera tendrás que forzarte. 

Cuando sientas que te acobardas, recuerda primero por qué te das duchas frías. Piensa en las muchas ventajas y así fortalece tu voluntad y autodisciplina, ducha tras ducha.

Cómo tomar una ducha fría – paso a paso

Cabezal de la ducha

Como todos los cambios más significativos en tu vida, es esencial empezar por lo pequeño. Cuando se toma una ducha fría, hay una variedad de cosas que se pueden aprovechar:

  • La temperatura del agua
  • El tiempo que se pasa en el agua fría
  • Las partes del cuerpo expuestas al agua fría

Lo más importante es que empieces con algo pequeño, como ya se ha dicho, y sobre todo, que tomes duchas frías regularmente. Es mejor tener tres sesiones de cuatro minutos cada una, que una ducha fría de doce minutos. 

Tomar duchas frías regularmente te permite establecer un hábito, y a la larga, te será más fácil tomar duchas frías. 

Sin embargo, ten en cuenta que el frío siempre será desagradable, pero tu actitud mental y tu sensación de frío cambiará. En Mindmonia hemos probado el método de Wim Hof durante varias semanas y podemos confirmar esto. 

Lo mejor es que hagas tu plan de cómo quieres abordar esta nueva experiencia de tomar duchas frías. Tu rutina podría ser así.

Ducha fría: semana 1

La primera semana será probablemente la peor. Empieza por mantenerte bajo el agua fría durante 10 a 20 segundos. Para aliviar un poco el impacto en tu cuerpo, refresca primero tus pies con agua fría. Luego, sube lentamente desde los pies hasta los brazos. 

Asegúrate de respirar con la mayor regularidad posible.

Cuando te sientas listo/a, pon tu cabeza debajo del chorro de agua helada y permanece allí de 10 a 20 segundos. Luego puedes volver a subir la temperatura del agua. Cuando te sientas mejor, vuelve a poner la temperatura del agua fría durante 20 segundos. 

Lo más importante es que cada ducha que tomes sea una ducha fría. La regularidad es la clave. Ésta es la única manera de asegurarte de que estás aprovechando las muchas ventajas que tiene la ducha fría.

Ducha fría: semana 2

Después de tener duchas frías durante una semana, el siguiente paso es aumentar un poco la intensidad. Duplica tu tiempo bajo el agua fría (20 a 40 segundos) y ajusta la temperatura del agua a un nivel más frío. 

Si tienes problemas o incluso te entra el pánico antes de la ducha fría, medita unos minutos antes de empezar. Esto podría ayudarte a lidiar con el pánico o el miedo al frío y hacer que la ducha fría sea un poco más agradable.

Ducha fría: semana 3

En la tercera semana, sobrepasa tus límites: duplica tu tiempo en el agua fría, otra vez. Ahora deberías haber llegado a unos 40 a 80 segundos por fase de agua fría. Después de 40 a 80 segundos de agua fría, dúchate con agua caliente todo el tiempo que quieras antes de pasar a la siguiente fase fría. 

En la tercera semana, deberías planear un día extra en tu rutina de duchas en el que la que te bañes con agua fría durante 10 minutos. Si crees que 10 minutos no son posibles, deberías considerar lo siguiente: en ese momento estarás en la tercera semana y pudiste haber tenido ese pensamiento en los 10-20 segundos justo antes de la primera semana.

Ducha fría: semana 4

En la cuarta semana, ya no haces cambios entre agua fría y caliente. Te duchas 10 minutos seguidos en agua fría. Si eso no es posible para ti, siempre puedes volver a alternar entre caliente y frío. Intenta tomar una ducha helada durante 10 minutos al menos cinco veces a la semana.

Después de eso, no deberías tener más problemas con las duchas frías. 

Aquí hay un resumen de la rutina que acabamos de presentarte:

  • Semana 1: diariamente, 10 – 20 segundos
  • Semana 2: diariamente, 20 – 40 segundos
  • Semana 3: diariamente, 40 – 80 segundos (más una vez 10 minutos)
  • Semana 4: diariamente, 10 minutos

Siguiendo esta rutina, debes estar preparado/a para tomar una ducha fría todos los días. Después de hacer esta práctica, no necesariamente tienes que tomar una ducha fría durante 10 minutos cada vez que te bañas. Dúchate todo el tiempo que quieras y necesites. También puedes usar la rutina con una ducha de contraste. 

Preguntas frecuentes

Baño con muebles de madera

En el último capítulo de nuestra guía, hemos compilado y respondido una lista de las preguntas y malentendidos más frecuentes. Si tienes alguna pregunta pero no la encuentras en esta sección, no dudes en dejar un comentario, nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

¿Una ducha fría incrementa la testosterona?

Hay muchos rumores de que una ducha fría aumenta la producción natural de testosterona en el cuerpo. Sin embargo, esto no es más que un rumor. Ningún estudio ha podido probar esto.

¿Las duchas frías estimulan la pérdida de peso?

Como se mencionó anteriormente, las duchas frías estimulan el metabolismo y por lo tanto también la quema de grasa. Sin embargo, las calorías que se queman al tomar una ducha fría son demasiado bajas para considerarlas un arma secreta para la pérdida de peso. Por el contrario, una ducha fría ayuda al cuerpo porque acelera el metabolismo. 

Puedes ver a las duchas frías como un propulsor de tus esfuerzos en el deporte y la nutrición, pero no perderás peso sólo por tomar duchas.

¿Por cuánto tiempo debo tomar una ducha fría?

No hay una duración fija sobre cuánto tiempo debes permanecer en la ducha fría. Depende de cada cuerpo, ya que cada quien tienen un nivel diferente de resistencia al frío. Pruébalo y ve cuánto tiempo puedes soportar estar bajo una ducha fría sin molestias ni efectos secundarios. La regularidad es mucho más importante que la duración total.

Si necesitas una rutina ejemplar, echa otro vistazo al capítulo anterior.

¿Cuál es la diferencia entre las duchas de contraste y las duchas frías?

La mayor diferencia entre una ducha fría y una de contraste es la temperatura del agua. En una ducha de contraste, se comienza con agua caliente y luego se cambia a agua fría. Luego se ajusta la temperatura del agua para que se caliente de nuevo antes de terminar la ducha con agua fría.

¿Las duchas frías pueden prevenir el dolor muscular?

No. Una ducha fría no puede prevenir el dolor muscular o la tensión. Sin embargo, los baños de hielo sí pueden. 

La diferencia es simple: en un baño de hielo, se enfría el cuerpo a temperaturas heladas durante unos minutos. Una ducha fría no es ni de lejos tan fría como el frío durante un baño de hielo. (Fuente)

¿Puedo tomar una ducha fría cuando estoy enfermo?

No. Una ducha fría activa tu cuerpo. Cuando estás enfermo, tu cuerpo se concentra en combatir la enfermedad. Si bajas la temperatura corporal, tu cuerpo tiene que mantenerla constante, lo que puede ser una carga adicional cuando estás enfermo.

¿Cuáles son las desventajas de las duchas frías?

Las duchas frías no tienen desventajas en un sentido estricto. Sin embargo, antes de tomar una ducha fría, toma precauciones e infórmate. Si perteneces a uno de los siguientes grupos de riesgo, debes evitar completamente las duchas frías:

  • Presión arterial alta
  • Enfermedad coronaria
  • Epilepsia
  • Angina
  • Embarazo

Dependiendo de tu estado de salud, un cambio brusco de temperatura puede causar complicaciones. Entre otras cosas, puede conducir a un ataque al corazón o a un derrame cerebral. En caso de duda, primero consulta a un médico. 

Debes tener en cuenta que las duchas frías son más bien un complemento de los tratamientos tradicionales y no un sustituto.

¿Es saludable una ducha fría después de hacer ejercicio?

Una ducha fría es saludable en general. Eso también se aplica al tiempo después de hacer deporte. Los baños de hielo adecuados pueden incluso prevenir el dolor muscular. Puedes leer la diferencia entre un baño de hielo y una ducha fría arriba. 

¿Puedo tomar una ducha fría antes de acostarme?

Muchos afirman que una ducha fría te va ayudar a dormir. Un baño frío antes de irse a la cama tiene un efecto relajante y puede incluso hacer que las fases de sueño profundo se normalicen y se prolonguen (Fuente). Esto, a su vez, mejora la calidad de tu sueño y hace que te sientas mejor.

Si necesitas ayuda para dormirte, echa un vistazo a nuestro artículo detallado.

¿Cuándo debo tomar una ducha fría?

No hay un momento perfecto para una ducha fría. Dependiendo de la ventaja que esperes obtener, el momento debe variar. Si desea utilizar las duchas frías como una ayuda para despertarte, te recomendamos que tomes una ducha fría por la mañana. De lo contrario, no hay pautas.

Conclusión

Tomar una ducha fría es saludable y tiene muchas ventajas. Sin embargo, no es una fórmula milagrosa para todos los problemas de salud. Un baño frío es un suplemento para un estilo de vida más saludable.

Para disfrutar de los muchos beneficios, es necesario tomar duchas frías regularmente. Debe formar parte de tu rutina diaria para que tenga un efecto a largo plazo sobre ti y sobre tu salud. Por lo tanto, trata de establecer una cierta rutina. 

Sabemos que una ducha fría puede ser abrumadora. Sin embargo, los muchos beneficios superan los aspectos negativos y la convierten en un objetivo deseable. 

No te desanimes si al principio te cuesta soportar todo el tiempo. Pronto te darás cuenta de que tomar una ducha fría tiene que ver con tu actitud mental más que con tu resistencia física al frío, al menos para duchas más cortas. 

Con la actitud mental correcta y el mindfulness, puedes lograr pararte bajo el agua helada hasta 10 minutos o más. Meditar también puede ayudarte a lidiar con el pánico y el miedo a la próxima ducha fría. 

Una vez más, si por razones de salud no estás seguro/a de si puedes tomar una ducha fría, consulta a un médico.

Si quieres leer más temas interesantes sobre biohacking, mindfulness y meditación, suscríbete a nuestro boletín informativo gratuito sobre mindfulness. ¡Esperamos tenerte en nuestra comunidad! Gracias por leer.

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vive mejor con nuestro boletín
de mindfulness, es gratis

Leer más artículos seleccionados

Éxito! Por favor, revisa tu bandeja de entrada para confirmar tu correo.

(Es fácil)

Sólo tienes que ir a tu bandeja de entrada, abrir el correo de Mindmonia, y hacer clic en el enlace. ¡Ya está!

PD: Si no ves un email de confirmación en tu bandeja de entrada, por favor revisa tu carpeta de spam.

Vive mejor con classes de yoga y meditación.