Cómo funciona la hipnosis: ¿Es real o falsa?

Verificado por Mindmonia
Verificado por Mindmonia

Utilizamos estudios científicos en nuestros artículos

Reloj con cadena

Seguramente has visto a un hipnotizador en el escenario, en el Internet o incluso en la calle mientras hipnotizaba a alguien. Sin embargo, ¿cómo funciona la hipnosis? ¿Es un montaje o es posible que un hipnotizador controle conscientemente a alguien con nada más que sus propias manos y voz?

La hipnosis es real y está comprobada por la ciencia.

En este artículo, te explicaremos qué es la hipnosis, cómo funciona y responderemos por qué es real. Después, te daremos algunas ideas que definitivamente cambiarán tu percepción de este tema. 

En este artículo, usamos la forma masculina de «hipnoterapeuta», pero nos referimos a todas las formas de esta profesión. Lo hicimos sólo para hacer el artículo más consistente.

Dirígete a cualquiera de las siguientes secciones:

¿Qué es la hipnosis?

Mujer usando un suéter

Curiosamente la hipnosis obtuvo su nombre en la antigua Grecia. Hypnos es el dios del sueño en la mitología griega.

Para entender cómo funciona la hipnosis, primero hay que entender el funcionamiento de las ondas cerebrales. Tu mente opera en una de las siguientes frecuencias, dependiendo de tu estado mental:

Onda cerebralFrecuenciaEfecto
Gama40 Hertz y más Concentración máxima 
Beta14 – 40 HertzActivo y alerta
Alfa7.5 – 14 HertzCalma y serenidad
Theta4 – 7.5 HertzSueño ligero o meditación
Delta0.5 – 4 HertzSueño profundo

Cuanto más alta es la frecuencia, más activo y «despierto» estás. Dependiendo de si quieres dirigir tu mente consciente o subconsciente, tienes que cambiar activamente tus ondas cerebrales. Por ejemplo, cuando estás durmiendo o teniendo sueños lúcidos, tu cerebro está en el rango delta.

Si quieres saber más sobre las ondas cerebrales, mira este artículo.

Durante la hipnosis, las ondas cerebrales se desplazan conscientemente entre las frecuencias alfa y theta, es decir, entre la mente consciente y la subconsciente. En este rango de frecuencias, tu subconsciente se expresa a través de las emociones y una imaginación vívida.

Si estás hipnotizado o hipnotizada, entonces estás prácticamente en el umbral entre el sueño ligero y el estar despierto o despierta. Este estado se describe a menudo como un trance que te permite a ti, o al hipnotizador, dirigirse a tu subconsciente y tu actividad cerebral cambia en consecuencia. 

Por lo tanto, puedes definir la hipnosis como:

La hipnosis es la inducción consciente de un estado de trance en el que te encuentras entre el sueño ligero y el estar despierto. Por lo tanto, tus ondas cerebrales se desaceleran conscientemente para alcanzar este estado. 

¿La hipnosis es real?

Ojo con pestañas

Sí, la hipnosis es real. En efecto, puedes ser hipnotizado o hipnotizada. De hecho, cada uno de nosotros está en estado de hipnosis al menos dos veces al día. Los que meditan diariamente, llegan a ese estado incluso más veces que eso. Aquí hay un artículo sobre cómo desarrollar una exitosa rutina de meditación diaria.

Justo antes de que te despiertes o te quedes dormido o dormida, sin falta, estás en el mismo estado que durante la hipnosis. Si sueñas despierto/a o tienes efecto de túnel en la carretera, también estás en estado de hipnosis por un corto tiempo.

Seguramente conoces la sensación de estar tan absorto o absorta en un libro o una película que olvidas todo lo que te rodea y pierdes la noción del tiempo. Este también es un estado de hipnosis. 

Al igual que el ASMR, cómo se recibe y se experimenta la hipnosis varía de persona a persona. Para algunos, la hipnosis realizada por un hipnotizador funciona, para otros no. Sin embargo, la diferencia entre la ASMR y la hipnosis es el hecho de que se puede trabajar activamente en la capacidad de ser hipnotizado/a. 

Cómo y si puedes ser hipnotizado o hipnotizada depende principalmente de una cosa: si crees que la hipnosis es real o no. Dado que la hipnosis se dirige al subconsciente, tus creencias personales juegan un papel muy importante. Si tienes una actitud negativa hacia todo esto, es muy poco probable que puedas ser hipnotizado o hipnotizada porque construyes barreras mentales en tu subconsciente.

Por eso los hipnotizadores en el escenario hacen muchas preguntas al público antes de comenzar el acto de hipnosis. Deliberadamente filtran qué candidato es más probable que pueda ser hipnotizado.

La hipnoterapia como tratamiento médico

La hipnosis no sólo es buena para el entretenimiento en el escenario, sino también para la terapia médica. Los hipnoterapeutas pueden tratar a sus pacientes contra una gran variedad de enfermedades mentales y físicas. 

Lo que es interesante mencionar es el hecho de que la ciencia, hasta ahora, tiene más evidencia del efecto curativo de la hipnosis en las enfermedades físicas que en las mentales. 

De acuerdo con la ciencia la hipnosis puede ayudar con las siguientes enfermedades (fuente):

  • Síndrome del intestino irritable
  • Dolor físico
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Insomnio (un trastorno del sueño)

Para las siguientes enfermedades hay poca evidencia de los efectos terapéuticos de la hipnoterapia:

  • Depresión
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Pérdida de peso
  • Dejar de fumar

Es necesario seguir investigando en esta esfera para confirmar los efectos de la hipnosis en el tratamiento de éstas y otras enfermedades.

¿Cómo funciona la hipnosis?

Limones con fondo blanco

Tu cuerpo y tu mente trabajan juntos. 

Tu mente reacciona a las cosas que visualizas, las llamadas imágenes mentales. Tu cerebro o subconsciente, para ser más precisos, forma la reacción apropiada a estas imágenes mentales.

Un hipnoterapeuta utiliza este tipo de comunicación para evocar conscientemente la reacción deseada de tu cuerpo.

Estás en un estado de trance durante una sesión de hipnosis y tu mente oscila en una frecuencia entre dos tipos de ondas cerebrales. Por eso los hipnoterapeutas tienen acceso a tu subconsciente. Esto les da la posibilidad de crear conscientemente imágenes mentales en tu cabeza. Lo hacen principalmente a través de las palabras. 

Al ser hipnotizado/a, normalmente pasas por las siguientes etapas de la hipnosis:

  • Preparación para la hipnosis
  • La transición al estado de trance
  • Acceso al subconsciente
  • Despertar de la hipnosis 

Fase 1: preparación para la hipnosis

En el primer paso, se te pondrá en una posición cómoda. En la mayoría de las sesiones de hipnosis tendrás que acostarte. Se te pedirá que cierres los ojos y te concentres en tu respiración. 

En esta fase, el hipnoterapeuta te hará disminuir conscientemente tu respiración para crear la actividad de ondas cerebrales deseada.

Fase 2: transición al estado de trance

Después de que te hayas puesto cómodo/a, hayas cerrado los ojos y te hayas concentrado en tu respiración, el hipnoterapeuta comenzará a llevar tus ondas cerebrales al borde entre la mente consciente y la subconsciente. Lo hace repitiendo sus frases una y otra vez. 

Las repeticiones son efectivas en la medida en que la conciencia transfiere actividades recurrentes y simples al subconsciente. Esto permite al hipnoterapeuta acceder al subconsciente.

Fase 3: acceso al subconsciente

En un estado de trance, tu mente absorbe todo lo que el hipnoterapeuta te dice y forma las respectivas imágenes mentales. Como resultado, tu cuerpo comienza a activar los procesos biológicos que están asociados con la imagen mental.

Por eso es tan importante que el hipnoterapeuta te lleve primero a un estado de trance para poder acceder a tu subconsciente. 

Por ejemplo, hay un hipnoterapeuta que hipnotiza a sus pacientes y les dice que muerdan un limón (aunque en realidad no lo hacen). Los pacientes entonces prueban el limón y lo que es aún más interesante es que la boca aumenta la producción de saliva como una reacción biológica a esta imagen mental.

Un hipnoterapeuta es capaz de aliviar el dolor con sólo usar su voz y repetir sus frases. Puede poner las imágenes mentales correctas en tu cabeza y tu mente desencadenará la reacción correspondiente en tu cuerpo. 

Este tipo de terapia puede, bajo ciertas circunstancias, ayudar con los malos hábitos si se practica regularmente. En este caso, sin embargo, la evidencia científica no es suficiente. 

Si te encuentras en un estado hipnótico, tus reservas creativas e imaginativas del cerebro son estimuladas. Cuando esto sucede, la actividad eléctrica en tu hemisferio izquierdo, el centro de la lógica y el razonamiento, disminuye. 

Por lo tanto, no es posible para ti distinguir entre la realidad y la imaginación cuando estás hipnotizado o hipnotizada. Tu mente subconsciente generalmente no tiene esta habilidad. Esa es, por cierto, una de las razones por las que las pesadillas se sienten tan reales.

Fase 4: despertar de la hipnosis

En el cuarto y último paso, despiertas de la hipnosis. Durante la sesión, el hipnoterapeuta ha establecido conscientemente los hábitos y automatismos deseados en tu subconsciente. Esto lleva al hecho de que incluso después de la hipnosis puedes beneficiarte de las ventajas (como el alivio del dolor). 

Lo que es definitivamente interesante de mencionar son los efectos de la hipnosis en el comportamiento indeseable o hábitos molestos. De hecho, si se practica con suficiente frecuencia, la hipnosis ayuda a deshacerse de ellos.

Importante: mientras estás hipnotizado o hipnotizada tienes completo control sobre tu cuerpo. El rumor de que un hipnoterapeuta puede hacerte cacarear como un pollo no es más que eso, un rumor.

Teóricamente, podrías hipnotizarte a ti mismo si tienes las habilidades necesarias. Incluso hipnotizar a tus amigos y parientes no debería ser un problema con las habilidades adecuadas. Sin embargo, es importante que la persona a la que quieres hipnotizar sea hipnotizable.

Hipnotizable en este contexto significa: la persona a la que quieres hipnotizar debe estar convencida de que la hipnosis funciona y tendrá un efecto positivo en su cuerpo. 

Aunque la hipnosis no es peligrosa en absoluto, deberías acudir a un hipnoterapeuta certificado, especialmente al principio. Al hacerlo, te aseguras de obtener todos los beneficios que la hipnosis tiene.

Conclusión

La hipnosis es un estado mental en el que el cerebro es llevado a una frecuencia umbral entre las ondas alfa (relajación) y theta (sueño ligero) para inducir un estado de trance. 

En este estado, la puerta de entrada a tu subconsciente se abre.

De hecho, estás en este estado al menos dos veces al día: antes de dormir y antes de despertar. 

La hipnosis no tiene nada que ver con la magia, la religión o la espiritualidad y está confirmada por la ciencia. Se vuelve especialmente interesante cuando se utiliza no sólo para la pura diversión de las masas, sino para curar a las personas con graves enfermedades y dolencias físicas. 

Aunque te cueste creer en otros temas espirituales, como los 7 chakras, la hipnosis se fundamenta por resultados comprobados científicamente, es definitivamente algo que debes tomar en serio.

El éxito de la hipnoterapia depende de tu actitud hacia ella. Si vas a un hipnoterapeuta lleno de escepticismo, va a tener dificultades para ponerte en un estado de trance. La razón principal de esto es que una actitud negativa hacia la hipnosis bloqueará el acceso al subconsciente. 

Evalúa este tema por ti mismo y acércate a él a través del mindfulness para obtener los mejores resultados.

Aprende más sobre mindfulness y suscríbete a nuestro boletín de noticias. Gracias por leer. 

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Vive mejor con nuestro boletín
de mindfulness, es gratis

Leer más artículos seleccionados

¿Qué sabes sobre mindfulness?