¿Las afirmaciones positivas funcionan? (Contiene 50 ejemplos)

Verificado por Mindmonia
Verificado por Mindmonia

Enseñamos mindfulness de forma gratuita y utilizamos estudios científicos en nuestros artículos

Portada de las afirmaciones positivas

Soy atractivo o atractiva. Así es como suena una afirmación positiva. Al principio eso podría sonar como una frase simple y vacía para ti. Sin embargo, si repites afirmaciones con suficiente frecuencia, tu subconsciente desarrollará pensamientos positivos. De esta manera puedes obtener tu dosis diaria de positividad.

En la actualidad, las afirmaciones positivas son más populares que nunca. Con Facebook, Twitter e Instagram, puedes llegar rápidamente a millones de personas con sólo un clic. Entre los sitios recomendables están Daily Positive Affirmation (Instagram) o  Positive Affirmation (Instagram).

No obstante, ¿cómo es posible que estas creencias tengan tal efecto en nuestras vidas? Está comprobado que las palabras por sí solas pueden mejorar nuestro estado mental y físico.

En el siguiente artículo, explicaremos qué son las afirmaciones positivas, cómo funcionan en detalle y cómo puedes hacer afirmaciones diarias para darle vida a los pensamientos positivos. Además, aprenderás a usar estas creencias para hacer que cada situación de la vida sea positiva. Al final de esta guía, encontrarás una lista de ejemplos.

Dirígete a cualquiera de las secciones siguientes:

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Afirmaciones positivas y creer en ti mismo

Las afirmaciones implican mucho más que experimentar buenas citas. En realidad, son frases formuladas en el lenguaje de nuestra mente.

Las afirmaciones son declaraciones positivas de fe, que influyen en nuestra mente subconsciente.

Utilizamos el lenguaje de la mente para comunicarnos directamente con nuestro cerebro. Las afirmaciones deben pronunciarse en voz alta. También deben repetirse varias veces para animar y fortalecer a la persona que las declara.

Seguramente encontraste algunas listas de afirmaciones poderosas o excelentes en el Internet, sin embargo, debes tratarlas con precaución. La mayoría de ellas no son realmente afirmaciones en absoluto. Hay algunas reglas que estas frases deben cumplir para que puedan ser percibidas como el lenguaje de la mente. De lo contrario, te sentirás decepcionado o decepcionada si las «afirmaciones» de la lista que encontraste no funcionan.

Resulta que nuestro cerebro tiene reglas muy estrictas cuando se trata de comunicarse con el subconsciente. Para que tu mente se dé cuenta de que estás hablando con ella, debes tener en cuenta las siguientes tres cosas al definir afirmaciones poderosas:

  • Tiempo presente: Las afirmaciones positivas se escriben sólo en presente, pues tu mente no puede registrar como afirmaciones aquellas que comienzan con «Yo haré» o «Yo fui».
  • Palabras positivas: Para que una afirmación funcione, sólo tiene que estar compuesta de palabras positivas. Se ha demostrado que es más difícil para nuestras mentes interpretar las palabras negativas de una forma positiva. ¿Por qué no dices «Tengo éxito» en lugar de «No puedo fallar»?
  • Los hechos y la verdad: Tu mente reacciona sólo a los hechos y a la verdad. Un «tal vez» o «quizás» no será visto como una afirmación positiva por tu mente. Por lo tanto, es mejor usar declaraciones absolutas basadas en hechos y verdades.

En resumen, las afirmaciones positivas son frases formuladas en el lenguaje de la mente que nos permiten comunicarnos con nuestro subconsciente a través del poder de los pensamientos.

¿Cómo funcionan las afirmaciones?

Ya que hemos explicado qué son las afirmaciones positivas, ahora hablaremos de cómo funcionan.

Para entender cómo funcionan, primero tenemos que hablar de cómo tu cerebro se comunica contigo. 

Sin embargo, debes saber de antemano que tu cerebro es muy complicado y complejo. Transmite y recibe información a la velocidad de la luz y además, es el componente principal de nuestro sistema nervioso central.

Debido a la enorme cantidad de información que nuestra mente tiene que procesar cada segundo, todo lo que decimos y pensamos lo toma de forma literal. La interpretación ocurre después.

Afirmaciones diarias: literalmente y en tiempo presente

Tu cerebro no funciona en el futuro ni en el pasado, siempre opera en tiempo presente. Por lo tanto, no podemos sentir estímulos y emociones en el futuro ni en el pasado. Sólo podemos recordar o predecir cómo nos sentiremos.

De hecho, el cerebro es tan rápido en el estado activo que tan pronto como experimentamos o sentimos algo, procesa esta información directamente y la envía a nuestro cuerpo para que podamos prepararnos para ella.

Por ejemplo, si piensas: «Oh, voy a salir a cenar a mi restaurante favorito el viernes», tu cerebro se conecta a tu restaurante favorito exactamente en ESTE momento. Así que si piensas en tu restaurante favorito ahora, sentirás esas emociones positivas en el presente, y no mañana.

Este efecto ocurre independientemente del tipo de emoción de la que estemos hablando, ya sea positiva o negativa. Tu mente no hace distinción en este caso. Esa es también la razón por la que tu mente no puede distinguir entre realidad e imaginación.

Tomemos el miedo como ejemplo. Puesto que tu cerebro también se comunica en el momento presente, de hecho no tiene tiempo para determinar si el peligro es real o no. En cualquier caso, prepara nuestro cuerpo para el peligro potencial al que estamos «expuestos o expuestas».

Para que las afirmaciones positivas funcionen, es importante que siempre se formulen en el presente. Esa es la mejor manera en que nuestros cerebros pueden procesarlas. Por ejemplo, si dices, «yo obtengo el trabajo» antes de una entrevista, tu cerebro te preparará para el éxito en ese mismo momento. Tendrás más confianza en ti mismo o misma y serás más feliz con el mundo exterior, lo que aumentará tus posibilidades de conseguir el trabajo.

Afirmaciones diarias: en positivo y de apoyo

Funcionan las afirmaciones positivas

Las afirmaciones deben formularse siempre de manera completamente positiva.

Por ejemplo, en lugar de decir «no soy débil», simplemente declaras «soy fuerte» y así habrás formulado la misma afirmación positivamente.

Esto se debe a que las palabras negativas, incluso si están en un contexto positivo, refuerzan nuestras emociones negativas. Nuestra mente no interpreta nada bajo «no estoy solo/a». Escuchamos la declaración y podemos entenderla, pero nuestro subconsciente funciona diferente. Sólo oye el término «solo/a» y así activa las correspondientes conexiones neuronales en nuestro cerebro para este comando. El resultado: nos sentimos solos o solas.

Nuestro cerebro toma órdenes y desencadena ciertas reacciones. Estrictamente hablando, esta es su función principal, aceptar y responder a la información.

La interpretación le toma más tiempo a nuestro cerebro, más que el hecho de desencadenar reacciones. Así que mientras interpreta que el comando «no estoy solo/a» no es negativo en absoluto, ya ha reaccionado hace mucho tiempo al comando para la tristeza.

Por lo tanto, las afirmaciones deben formularse de manera completamente positiva. De lo contrario, no funcionarán, o en el peor de los casos, pueden incluso tener el efecto contrario.

Afirmaciones diarias: los hechos y la verdad

Probablemente te estés preguntando ahora mismo:

El cerebro es tan poderoso. Puede hacer cosas increíbles, pero no puede distinguir entre «llorar» y «no llorar»?

Bueno, la razón es muy simple: nuestro mundo está lleno de información. Por lo tanto, la información inútil e inconsciente es la que fuerza a tu mente a tomar las cosas literalmente.

Nuestro cerebro nos ayuda significativamente a no perdernos en esta avalancha de información. Imagina si tuvieras que inducir conscientemente una reacción activa a cada estímulo que sientes. Eso sería una locura.

A través de esta función de enfoque, la mente es de gran ayuda. Filtra la información que es importante de la que no lo es. De lo contrario, ya no podríamos centrarnos conscientemente en las cosas realmente importantes.

Por ejemplo, cuando conduces en tu automóvil, ¿qué miras conscientemente? Los árboles, los automóviles que circulan delante de ti y los semáforos. Posiblemente también el paisaje, si es desconocido para ti. Sin embargo, no miras las panaderías, restaurantes o gasolineras, ¿verdad? No obstante, si tuvieras que reponer el combustible de tu automóvil, de repente te das cuenta de que hay gasolineras. Esto sólo sucede porque tú los miras conscientemente.

Este enfoque nos alivia. A través de esta función de filtrado natural de nuestra mente, podemos completar procesos de pensamiento complejos. De lo contrario, ya estaríamos totalmente ocupados u ocupadas con tareas rutinarias. La avalancha de información abrumaría la parte consciente de nuestro cerebro y causaría una sobreestimulación.

Ésta es exactamente la razón por la cual las afirmaciones deben tener un enfoque. Cuando contienen un «tal vez» o «probablemente», nuestra mente no las clasificará como importantes y las ordenará. Así que para que las afirmaciones positivas funcionen realmente, debes tratar de enfocarte en los hechos y en la verdad.

Afirmaciones diarias: la repetición es la clave del éxito

Las Afirmaciones positivas y chica en el espejo

La repetición es otro componente esencial para las afirmaciones poderosas. Al repetir las declaraciones, usamos el poder del pensamiento y la convicción interior.

Al principio, puede parecer innecesario seguir repitiendo las afirmaciones. Además, acabamos de aprender que si formulamos declaraciones positivas en tiempo presente, basadas en hechos, eso debería ser suficiente, ¿no es así?

No exactamente. Nuestro cerebro trabaja con la ley del hábito. Así que depende de tu cerebro acostumbrarse a ciertos procesos y procedimientos e integrar la rutina en tu subconsciente.

Nuestra mente está diseñada para dirigirnos durante el día eficientemente. Cada vez que repetimos una determinada acción, mejoramos. Nuestro cerebro fortalece esta conexión entre el subconsciente y la mente consciente.

Un buen ejemplo de esto es conducir un automóvil. Al principio, es posible que hayas tenido problemas para estacionar tu automóvil correctamente y tuviste que enfocarte activamente en conducir y en el tráfico. Hoy en día, por otro lado, después de haber adquirido suficiente experiencia al volante, ya no se nota el tráfico de forma activa.

Así es exactamente como nuestra mente trabaja con afirmaciones positivas. Entramos en el subconsciente e internalizamos la declaración de la sentencia hasta tener convicción.

Afirmaciones diarias: di lo desagradable

Las afirmaciones positivas pueden parecer mentiras, especialmente para los principiantes. Por ejemplo, si no estás contento o contenta con tu trabajo actual, pero sigues repitiendo «amo mi trabajo», eso puede hacerte sentir incómodo.

Esto sucede especialmente si aún no has obtenido mucha experiencia con las afirmaciones positivas. Las afirmaciones son frases poderosas para la sanación interior y no declaraciones falsas o estafas.

Puede molestarte también el hecho de que te sientas incómodo o incómoda al hablar de este tema. Cuando la gente toca un punto de dolor, como el empleo o el sobrepeso, rápidamente tienden a restarle importancia a sus problemas. Este fenómeno también se denomina disonancia cognitiva. Lo mismo se aplica a las afirmaciones positivas.

«Amo mi trabajo» se convierte rápidamente en «puedo ganar más dinero» o «puedo obtener un ascenso», y eso es completamente normal. A nadie le gusta hablar de temas delicados, pues a la gente le encanta la comodidad.

Sin embargo, aquí es exactamente donde entran en juego las afirmaciones positivas. Tenemos que salir de nuestra zona de comodidad y decir cosas que nos hagan sentir incómodos o incómodas. La falta de confort y los inconvenientes correspondientes hacen que las afirmaciones positivas sean tan poderosas.

Las afirmaciones no sólo trabajan con el poder de la convicción, sino también haciendo que tú tomes acción debido a una situación desagradable. Así que si te sientes incómodo o incómoda mintiéndote sobre un tema, rápidamente empezarás a cambiar las cosas.

Por lo tanto, las afirmaciones deben comenzar exactamente donde más nos duele.

Ya sea que cambies tu afirmación o tu estilo de vida, decide por ti mismo o misma qué es lo que tiene más valor.

¿Cómo hacer afirmaciones diarias?

Las afirmaciones positivas funcionan

Las afirmaciones poderosas son multifuncionales. Puedes utilizarlas para desarrollar pensamientos positivos para cada día. Son universalmente adecuadas para cada área de nuestras vidas. Sin embargo, la mayoría de las personas las utilizan para los siguientes áreas:

  • Amor propio
  • Energía positiva
  • Carrera y trabajo
  • Dinero y riqueza
  • Miedo y superación de la ansiedad
  • Bajar de peso
  • Salud
  • Amor y compañerismo
  • Autoconfianza y autoestima
  • Éxito

Seguramente has encontrado en Internet muchas listas de afirmaciones, pero es posible que desees definir tus propias y muy personales afirmaciones diarias. Esto puede tener importancia si quieres probar los efectos de las afirmaciones positivas en tus propios ejemplos, o si necesitas afirmaciones individuales para situaciones únicas de la vida.

Así que si quieres definir tus propias afirmaciones, hay algunas cosas que deberías considerar. Por supuesto, los puntos que hemos mencionado anteriormente son muy importantes: tiempo presente, palabras positivas y hechos. Además, hay algunas reglas y sugerencias más que nos gustaría darte para tu camino.

Repite tus afirmaciones

Esto tampoco es nada nuevo para ti, ya que hemos hablado de ello anteriormente. No obstante, es importante repetir la afirmación tan a menudo como sea posible. No existe una fórmula oficial para cuándo y con qué frecuencia repetir una afirmación positiva.

Algunas personas las repiten en todas las ocasiones, mientras que otras tienen intervalos de tiempo fijos y un número fijo de repeticiones.

A los principiantes les recomendamos que las repitan (sin importar la frecuencia) tres veces al día (idealmente por la mañana, al mediodía y por la noche) durante unos 5 minutos cada vez. Si sólo tienes que repetir algunas afirmaciones diarias, necesitarás menos tiempo.

Las afirmaciones relevantes son las mejores

Hay básicamente dos tipos de afirmaciones positivas: afirmaciones a largo plazo y afirmaciones situacionales. Si se diera el caso de que se necesitaran afirmaciones situacionales, existe un criterio importante que se debe tener en cuenta totalmente.

Al definir tu afirmación, siempre enfócate en las cualidades que te ayudan a lograr tu meta y no en la meta misma.

Por lo tanto, si haces una presentación de ventas importante a clientes potenciales, y querrías generar tantos nuevos clientes como sea posible, ¿cuál de tus características sería la más adecuada para este objetivo? Por supuesto, la autoconfianza, la simpatía y el carisma. En este caso, puedes definir las siguientes dos afirmaciones:

  • «Me amo a mí mismo/a» para aumentar la autoconfianza
  • «Soy simpático/a e irradio carisma» para realzar tu encanto y carisma

En lugar de algo como:

  • «Voy a hacer un montón de ventas»
  • «Voy a generar muchos clientes»

Dale mayor expresión a tu afirmación 

Hay una muy buena manera de hacer tu afirmación más poderosa. Completa tu discurso simplemente tocando los lugares donde sientes la negatividad. Así que cuando digas «amo mi cuerpo», toca tu estómago u otras áreas problemáticas de tu cuerpo.

Esto tiene dos efectos principales. Primero, creamos una llamada «memoria muscular» que conectará el tacto con el pensamiento. Esto significa que cada vez que toquemos esta parte, pensaremos en la afirmación positiva sin hablar de ello.

En segundo lugar, podemos internalizar y absorber la afirmación más rápidamente porque usamos dos sentidos, y no sólo uno. Sentir fortalece la audición y acelera el proceso de manifestación en el subconsciente.

50 ejemplos de afirmaciones positivas para cada situación

Las afimaciones positivas y la autoconfianza

La siguiente lista de ejemplos te dará una idea de cómo podrían ser las afirmaciones positivas. Para poder ofrecerte la asistencia más amplia posible, hemos enumerado ejemplos de diferentes áreas de tu vida. A continuación encontrarás 20 afirmaciones generales para tener una mayor autoconfianza y autoestima, y otras 10 para las respectivas áreas de trabajo y carrera, amor y pérdida de peso.

20 ejemplos de afirmaciones poderosas para el amor propio y la autoestima

  1. Soy el creador/a de mi vida en todo momento
  2. Me abro a la belleza de la vida
  3. Me abro a mi propia belleza
  4. Me enfrento a los retos de mi vida
  5. Soy la persona más importante de mi vida
  6. Estoy lleno/a de energía y vida
  7. Respeto y uso mis habilidades especiales, conocimientos y capacidades
  8. Me rodean cosas que reflejan mi energía
  9. Me amo a mí mismo/a incondicionalmente
  10. Presto atención a mi pensamiento y elijo conscientemente pensamientos saludables
  11. Soy libre de amar y disfrutar de la vida
  12. Siempre estoy seguro/y a salvo
  13. Estoy en paz con la vida
  14. Soy lo que pienso
  15. Amo la vida y la vida me ama
  16. Estoy totalmente preparado/a para cualquier situación
  17. Estoy orgulloso/a de la persona que soy
  18. Tengo una confianza ilimitada en mí mismo/a
  19. Me merezco lo mejor, y estoy abierto/a a ello
  20. Tomo la decisión de hacer mi vida fácil, sencilla y alegre

10 ejemplos de afirmaciones poderosas para el trabajo

  1. Amo mi trabajo
  2. Tengo el trabajo de mis sueños
  3. Mis empleados me aprecian
  4. Mis clientes me aprecian
  5. Amo cada día en el trabajo
  6. Me recompensan por mi buen trabajo
  7. Me encanta mi salario
  8. Me encanta mi oficina
  9. Tomo decisiones sencillas
  10. Estoy bien preparado/a para mi trabajo

10 ejemplos de afirmaciones poderosas para el amor

  1. Soy atractivo/a
  2. Me encanta cómo me veo
  3. Soy capaz de tener una relación sana y llena de amor
  4. Amo a mi pareja
  5. Soy una persona romántica
  6. Mi pareja me ama
  7. Mi pareja me valora
  8. Estoy contento/a de tener a mi pareja
  9. Amo desde el fondo de mi corazón
  10. Seduzco sexualmente a otras personas

10 ejemplos de afirmaciones poderosas para la pérdida de peso

  1. Amo mi cuerpo
  2. Acepto mi apariencia y mi cuerpo
  3. Me encanta el sabor de las frutas y las verduras frescas
  4. Amo cada célula de mi cuerpo
  5. Estoy lleno/a de amor, esperanza y confianza en mí mismo/a.
  6. Me siento físicamente fuerte
  7. Llevo una vida vital
  8. Irradio confianza en mí mismo/a
  9. Soy respetado/a por otras personas por mi cuerpo
  10. Estoy agradecido/a por la energía vital que fluye a través de mi cuerpo

Conclusión

Ya hemos aprendido mucho sobre la energía positiva y cómo las afirmaciones influyen en nuestros sentimientos. Aquí hemos resumido en un vistazo las cosas más importantes sobre las afirmaciones positivas:

  • Las mejores afirmaciones utilizan el lenguaje de nuestra mente y el poder de los pensamientos para comunicarse con la mente.
  • Las afirmaciones trabajan con la convicción interna.
  • Las afirmaciones diarias más poderosas deben ser escritas y habladas en tiempo presente porque nuestro cerebro se comunica en el presente y no en el pasado ni en el futuro.
  • Las mejores afirmaciones deben consistir enteramente en formulaciones positivas ya que nuestra mente primero ejecuta los mandamientos y luego los interpreta.
  • Las afirmaciones deben basarse en hechos ya que nuestra mente tiene un enfoque natural y una función de selección.
  • Las afirmaciones diarias son reforzadas por la repetición y dependen del poder del hábito.
  • Las afirmaciones positivas nos obligan a salir de la zona de comodidad y a cambiar las cosas.

Aprende más sobre el crecimiento personal y el mindfulness en nuestro boletín informativo. Gracias por leer.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias, es gratis

Aprende a controlar tu mente para lograr lo que quieras

Comprometidos con tu privacidad! Utilizamos tu correo electrónico para enviar nuestro contenido. Puedes cancelar la suscripción en cualquier momento. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.

4 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más artículos seleccionados

Por favor, revisa tu bandeja de entrada para confirmar tu correo electrónico.

(Es fácil)

Sólo tienes que ir a tu bandeja de entrada, abrir el correo electrónico de Mindmonia, y hacer clic en el enlace. ¡Ya está!

PD: Si no ves un email de confirmación en tu bandeja de entrada, por favor revisa tu carpeta de spam. A veces el mensaje de confirmación termina allí por error.

Utilizamos cookies para asegurarnos que tengas la mejor experiencia en el sitio web. Conoce más.